¿Por qué se destila el whisky?

La destilación es uno de los pasos principales de la elaboración de whisky, de este proceso se logra obtener el líquido que será embarricado y posteriormente embotellado. Si deseas saber más de este procedimiento, el por qué es fundamental en la producción de whisky y como se emplea, no dejes de leer.

¿Qué es la destilación?

Es un proceso físico, en el que se logra la separación de uno o más componentes de una mezcla, por lo general homogénea. Esta división se consigue por medio, diferentes puntos de ebullición y de la condensación de los compuestos volátiles, que han sido obtenidos de la fase de ebullición.

¿Por qué se destila el whisky?

El whisky debe de ser destilado, porque gracias a este proceso se obtiene el “spirit”. Esta es una parte del líquido, que contiene el porcentaje perfecto de alcohol que será utilizado en los pasos posteriores de la elaboración para convertirse propiamente en whisky.

Una vez por el proceso de mezclado, donde se obtiene el mosto, este se fermenta para luego enviarse a las destiladoras llamadas alambiques.

Y es gracias al proceso de destilación de los alambiques que se obtiene un líquido, separado en 3 partes. 2 de ellos son desechados, mientras que la parte del líquido conocido “spirit” es el que introduce a las barricas de roble para añejarlo, embotellarlo y obtener whisky listo para la venta.

Proceso de destilación en el whisky

Para destilar whisky se emplea una máquina llamada alambique, que contiene todos los equipos de una destilería. Sin embargo, hay 2 métodos de destilación: Continua y Discontinua.

Destilación continua

Este método emplea las torres de destilación continuas o “Coffey”, que permiten en una sola destilación pasar el mosto a una concentración de 70% de alcohol. Estas torres consistes en 2 torres de cobre y acero inoxidable interconectadas, un analizador y un rectificador.

Se le llama continua, ya que no existe interrupción durante el proceso. El “wort” se ingresa en la parte superior del analizador y desciende por los compartimientos.

En esto el mosto se vuelve vapor que se condensa, se vuelve líquido y va entrando en la columna por un conducto, a la vez que va sacando los residuos agotados en alcohol. Los vapores no condensados se vuelven a destilar desechando el vapor de alcoholes malos (metílico), mientras que el etanol se condensa y se vuelve líquido.

Destilación Discontinua

Es el método es el más costoso y requiere de un tiempo mayor que la destilación continua. Esto se debe a que una fracción (casi la mitad) del destilado que se ha condensado debe de volver a la parte superior de la torre.

Una vez en ese punto debe de volver a hervirse de nuevo, requiriendo un suministro alto de calor que suele ser costoso. La gran ventaja, a diferencia del destilado continuo, es que se obtiene un destilado mucho más puro, con mayor calidad y alto porcentaje de alcohol.

Los alambiques utilizados en esta destilación son del tipo “Pot Still”. Estos logran alcanzar vapores de 80 °C, los cuales son muy ricos en alcohol y pobres en agua. Sin embargo, el líquido obtenido no será un alcohol puro, por lo que se tiene que repetir el proceso de destilación como mínimo 2 veces, para conseguir un porcentaje de 70% de alcohol.

Deja un comentario